Reformas fiscales terminan con la tradición familiar

*Desde los 8 años, don José vendía leche para ayudar con los gastos del hogar, ahora los comercios le piden facturas para hacerle el gasto.

 

Itzel García

Xalapa, Ver.- El señor José García González es originario de Xalapa, tiene 48 años y desde los 8 años comenzó a vender leche en los alrededores de la ciudad, él es el mayor de siete hermanos, tres hombres y cuatro mujeres.

Sin embargo, por órdenes de su papá tuvo que dejar de ir a la escuela para dedicarse a la venta de leche y así poder aportar económicamente a los gastos familiares.

“Yo comencé a vender leche desde los ocho años, mi ruta era Banderilla, la colonia Progreso y la Avenida Xalapa, mi papá me comenzó a mandar por que el dinero ya no alcanzaba, mis hermanos eran pequeños y teníamos que comprar la comida para nosotros y la comida de mis hermanos y lo que mi papá ganaba casi siempre se lo gastaba en alcohol”.

En aquel tiempo don José vendía el litro de leche a un peso con cincuenta centavos y su medio de transporte era caminando, pasaba de casa en casa vendiendo la leche y no regresaba a su hogar hasta que terminaba la venta de su leche.

“Yo me iba caminando de aquí de Briones hasta la avenida Xalapa y de ahí comenzaba a vender, por lo regular todos los días me cargaba 80 litros en el hombro y me iba, mi jornada de trabajo terminaba hasta que ya no tenía leche.”

Desde hace 40 años don José se dedica a la venta leche, y sus derivados, hoy en día su ruta es toda la zona del Dique y Los Sauces, y es un diablo donde transporta diariamente 100 litros de leche, tiene dos hijos los cuales estudian y asegura que gracias a este empleo ha sacado adelante a su familia.

jose garcia ventas

“Hace años yo vendía más, le entregaba hasta 90 litros diarios a un restaurante de aquí de Úrsulo Galván, pero con la reforma fiscal me pedían que les facturara y pues yo, cómo si no puedo, así que ese entregó lo perdí”.

Bajas Ventas

 

Sin embargo explicó que desde hace dos años la venta de leche ha disminuido en un 60 por ciento, debido a la reforma fiscal y a las nuevas empresas productoras de leche que han salido, por lo que ahora solo entrega a negocios pequeños.

“Hace años yo vendía más, le entregaba hasta 90 litros diarios a un restaurante de aquí de Úrsulo Galván, pero con la reforma fiscal me pedían que les facturara y pues yo cómo si no puedo, así que ese entregó lo perdí, además ya hay muchas empresas que hacen todo lo derivado de la leche, como el queso, yogur, nata y requesón, todos eso vendía yo pero las personas ya casi no las compran, prefieren las cosas procesadas”.

En una semana don José llega a gastar alrededor 4 mil pesos en la compra de la leche, yogur natural, cuajo, calcio para el queso y lo que percibe son cinco  mil pesos por lo que la ganancia es poca y los gastos de la casa cada día aumentan.


Buscando nuevas opciones

 

En ese sentido señaló que está pensando seriamente dejar el negocio de la venta de leche para dedicarse a un nuevo proyecto que tiene en mente, el cual es vender nieve, pues asegura que la venta de leche ya no le deja ganancias, sin embargo la venta de nieve nunca se acaba pues incluso en temporada de fría se vente.

“Tengo un proyecto en puerta que es vender nieve, estoy por asociarme con un primo y comenzar a comprar las herramientas y todo lo que se necesita para venderla ya buscamos puntos estratégicos para vender, si Dios quiere comenzaremos en enero y la venta de leche ya la dejaré porque la verdad si sigo con ella me moriré de hambre”.

Así como él hay muchas más personas que se dedican al comercio informal y que debido a las reformas estructurales se han quedado sin trabajo y a su familia la han dejado en total indefensión, por lo que aseguró que lejos de beneficiar, las reformas los han perjudicado.

ventas 2

Deja un comentario

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.