Explosion-Pajaritos-Coatza (12)

Desempleo consecuencia de tragedia en Mundo Nuevo

Virginia Mejía Martínez 

Coatzacoalcos, Ver.- A un año de la explosión en la Planta de Clorados III que dejó como saldo 32 víctimas mortales, las preguntas siguen rebasando a las pocas respuestas, que hasta el momento han dado tanto las autoridades federales como la misma empresa Petroquímica Mexicana de Vinilo –PMV-.

Como Presidente de la Asociación de Industriales del Estado de Veracruz A.C. –Aievac- en la zona sur, Claudio Velazco Martell, reconoció que el parte oficial de las causas del accidente y las acciones a seguir aún no se dan a conocer, por lo que sigue la espera de una respuesta de Pemex y PVM.

“Somos muy respetuosos pues estamos conscientes de que toda investigación lleva un proceso y no es cosa de pocos meses, por eso como CLAM y AIEVAC respetamos pero estaremos muy pegados a trabajar en lo que se necesite” indicó.

Es por eso que se mantienen a la espera de que haya una voz oficial que indique como van estas investigaciones, pues no pueden presionar y acortar los tiempos, pero se requiere que fluyan los datos no solo a los medios sino a la comunidad, ya que con el accidente se afectó a terceros y fuentes de empleo.

Hasta el momento solamente se sabe que retomarán las operaciones, pero hay que esperar la toma de decisiones de reinvertir y retomar los trabajos, porque se trata de una inversión considerable.

“Buscamos que haya congruencia y se generan las inversiones necesarias en esta región pues el sur debe retomar el camino que por muchos años tuvo, que desafortunadamente no aprendimos la lección de mantenerlo, hoy tenemos que aprender a ver para adelante” finalizó

Beneficios de ley a las de afectados
Al respecto del accidente, el alcalde Joaquín Caballero Rosiñol dijo que se mantienen atentos al seguimiento de las familias que perdieron a sus seres queridos en este accidente.

Hizo un reconocimiento al trabajo que desarrolla el Comité Local de Ayuda Mutua –CLAM- de Coatzacoalcos, que es ejemplo a nivel nacional y el primero en fundarse en este país, incorporando a todos los cuerpos de auxilio para un mejor desempeño.

Sin embargo dijo que es necesario contar con el respaldo de la sociedad, cuidando todos los aspectos que tienen que ver con la protección civil, denunciando situaciones de riesgo para que las autoridades tomen cartas en el asunto.
Destacó la preparación de los cuerpos de emergencia que participan en estas acciones, bajo la coordinación del CLAM que mientras en algunos lugares como el Puerto de Veracruz recién se integran, en Coatzacoalcos tiene 45 años de operar

Tras precisar que las familias recibieron en su momento, los beneficios que marca la ley, Caballero Rosiñol aclaró que las negociaciones fueron directo de las familias con la empresa, sin manejar detalles respecto a las indemnizaciones para seguridad de los mismos interesados.

Empero, el gobierno municipal incorporó al sistema de becas, a los hijos e hijas de los trabajadores, que lamentablemente perdieron la vida en esta explosión.

El desempleo pega en Mundo Nuevo
El desempleo es la consecuencia más evidente que dejó la explosión de Clorados III a las familias de Mundo Nuevo, aseguró la agente municipal de esta congregación de Coatzacoalcos, Mayra Gutiérrez.

Lamentó que siga la migración de las vecinos de la congregación, para buscar empleo en otro sitio, pues luego del accidente no solamente murieron ocho habitantes de la comunidad y cinco salieron lesionados, sino que integrantes de al menos mil familias que tenían trabajo en la empresa o con los subcontratistas que laboraban ahí, perdieron su fuente de ingresos.

“Es lamentable esta situación, pues los vecinos salieron a diferentes partes de la república buscando trabajo para una mejor calidad de vida, los que se quedaron siguen con la esperanza de que les cumplan las promesas tanto del gobierno federal como del estatal y de la misma empresa”.

Recordó que tras el accidente y precisamente por la falta de empleo, estas personas decidieron apostarse a un costado de la caseta de cobro para pedir apoyo económico de los conductores que cruzaban por este punto.

Sin embargo con la llegada del gobierno que encabeza Miguel Ángel Yunes Linares fueron desalojados y a cambio les hicieron la promesa de que los beneficiarían, lo mismo con empleo que cursos de capacitación.

Solo que al paso de los meses hasta el momento la gente sigue esperando un beneficio real, mientras tanto siguen pidiendo prestado y haciendo pequeños trabajos pues tienen la necesidad de llevar el sustento a sus hogares.

Acerca de los trabajadores que murieron o resultaron heridos con quemaduras la mayoría, recibieron el pago por parte de la empresa PMV, ante lo que algunos invirtieron poniendo negocios para subsistir, pero la realidad es que la economía en esta comunidad dependiente de la empresa, sigue deteriorándose mientras que las promesas aún no se cumplen.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *